Luvina si existe, Rulfo , la inmortalizó

San Juan Luvina,Oax. Enclavada en lo más profundo de la Sierra Juárez, San Juan Luvina, la única Agencia de Macuiltiangis, ha quedado inmortalizada gracias al cuento del mismo nombre aparecido en el famoso libro “El Llano en Llamas” del escritor Jalisciense Juan Rulfo, quien en su época de trabajador del Instituto Nacional Indigenista, visito este pueblo,al que describe como un lugar desolado y pauperrimo, descripción que no habia sido del agrado de la poblacion y que hoy, gracias el contacto con escritores poetas y otros inteltuales, han comprendido que es una una narración ficticia, para situar a Luvina,en su exacta dimensión en el contexto actual, la reconocida escritora Cristina Rivera Garza Estuvo viviendo e investigando en Luvina para consignar en su nuevo libro “HABIA HUMO, NEBLINA O NO SE QUE” su óptica de lo que es realmente actualmente este ya mítico y hospitalario lugar, donde presentó su libro editado por la prestigiosa empresa Ramdom Hause, quien generosamente obsequio un muy completo stok de libros que enriquecen la nueva biblioteca “Luvina” del lugar
Jesús Rito García,por segunda vez, realizó en Luvina el Maratón de Poesía y Literatura, esta vez coincidiendo con la celebración de los cien años del nacimiento de Juan Rulfo, evento que se pudo concretar previa Asamblea de la población que al autorizar esta celebración, se echaron a cuestas todos los gastos y organización de espacios, hospedaje y alimentación de más de cincuenta invitados sin recurrir a las magras aportaciones de las instancias oficiales.
Durante tres días Luvina vivió un ambiente de fiesta,los creadores invitados impartieron talleres de poesía, escritura, pintura, encuadernación,conferencias, mientras las mujeres preparaban una exquisita comida comunitaria base de su famoso “Amarillo Negro” que fue una delicia para los invitados, banquete que con un baile popular, cuetes y la banda local cerraron con broche de Oro está inolvidable celebración del natalicio de Juan Rulfo, a cien años de su natalicio.

 

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*